Un paseo por las nubes – Javier Reyero

w

Y ahora una pizca de tecnología aplicada. Movilidad, conectividad, profecías que nunca se cumplirán sobre el futuro digital que nos espera y todo ese mundo de cacharros que entendemos a medias. La cosa es sencilla. Como he oído decir hace poco: “no vivimos una época de cambios.  Estamos viviendo un cambio de época”  Y eso mismo ocurre cuando hablamos de  la nube o por qué no, de las nubes.

Hasta ahora nuestra relación con los ordenadores es de pura dependencia del soporte físico o hardware. Estamos anclados a un ordenador de mesa, ordenador portátil, tableta o teléfono de última generación y máxima inteligencia (smartphone que los llaman) Esos equipos contienen nuestras fotos, nuestros archivos, la agenda que no queremos perder y además los programas infalibles para ver vídeos o hacer presupuestos.  Y sobre todo el  sistema operativo   que hace funcionar el corazón informático de cada máquina.

Somos cautelosos y conservadores. Nos aterra que se pueda perder la información o que se bloqueen los equipos por falta de programas que ejecuten los archivos. Pero…  ¿Y si estuviéramos en los albores de una nueva era?  ¿Y si la época que está por llegar es de verdad la de la nube informática que todo lo contiene y donde nada incrementa el peso y la necesidad de memoria de nuestros ordenadores…?

Se rumorea que la nueva batalla de  Google   (esa gente que empezó con un buscador para Internet y  ahora tiene un fondo fotográfico enorme, un sistema operativo para teléfonos móviles, un gestor de correo propio, un sistema para ver tu casa desde un satélite, etc.) ha puesto su punto de mira en Microsoft  y su sistema operativo Windows,  paradigma de la rentabilidad durante los últimos 30 años.  Google Chrome OS    es un sistema operativo (no confundir con el navegador  Google Chrome  de nombre similar) que aspira a estar alojado ¡en la nube!  De esa forma los equipos se volverían tan ligeros como la primera bailarina del  Bolshoi.

“Ya. Pero no me fío. ¿Y si no tengo conexión?  No sólo no puedo recuperar mis archivos sino que además no puedo ni arrancar el ordenador al no tener programas residentes.” Estas frases resumen el sentir general. Nos preocupa la conexión. O por mejor decir:  su ausencia.

Voy a profetizar. Es gratis y no tendré que responder a nadie si no se cumple (anda que no hubo gente diciendo que  Second Life  iba a ser la revolución y está medio grogui sin que se exijan responsabilidades a aquellos profetas) Yo creo que las compañías de telecomunicaciones nos cobrarán  -tal vez ya nos cobran- por la conexión permanente. Esa será nuestra principal exigencia y la madre de todo el asunto del  cloud computing en el futuro. Conexión en todo momento y lugar  como base del recibo  (igual que antaño lo fue la voz) y  con coste extra para aplicaciones espectaculares sin las que es imposible vivir.

Pero la solidez de la conexión ya es parte del presente. Cierto es que en algunos países más que en otros. Igual que la velocidad o el ancho de banda disponibles.  Las redes sociales han jugado un papel determinante en el terremoto-maremoto + tsunami  de Japón. No funcionaban los teléfonos, pero estaban activos TwitterFacebook.  ¿Si no se cayeron con un cataclismo se vendrán abajo en nuestro entorno para dejarnos sin poder enviar un correo, ver una presentación en power point o verificar un presupuesto en Excel…?

“No me fío del  streaming.  Yo prefiero guardar la película o la canción en mi ordenador por si desaparece o se me cuelga todo.” Otro presagio que tiene poco que ver con los comportamientos que aplicará en breve el  homo computer conectiens.”

No todas las comparaciones son odiosas. Aquí va una. Vemos la televisión sin preocuparnos de perder la conexión. Nadie graba un informativo “por si acaso”  Vamos oyendo la radio en el coche sin el estrés de pensar que la emisora va a dejar de emitir o que la antena del coche vaya a perder la cobertura.  Yo profetizo que en el entorno presente-futuro de la nube o las nubes, nuestra única preocupación será mantener la conectividad en estado óptimo.

4 thoughts on “Un paseo por las nubes – Javier Reyero”

  1. Nice blog! Is your theme custom made or did you
    download it from somewhere? A theme like yours with a few simple tweeks would really make my blog stand out.

    Please let me know where you got your design. Appreciate
    it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *