#EmprenderEsActuar

De hecho, según dealsunny.com, los números asociados a este tema son impresionantes:

·        Una (1) de cada 18 personas en el mundo es dueña de un negocio.

·        Dos de cada tres personas en el mundo piensan que el emprendimiento es una buena escogencia de carrera.

Ahora resulta ser, que el Emprendedurismo (por cierto, una mala traducción del inglés Entrepreneurship, ya que la correcta es Emprendimiento), está en boca de todo y de todos. TODO el mundo quiere emprender, entendiendo el emprendimiento como lo define literalmente la RAE, “Acometer y comenzar una obra, un negocio…”, y esto partiendo del hecho normal, válido y justificadísimo, de ser “mi propio jefe”, lo cual, resulta ser maravilloso, créanme que por experiencia propia se los digo; sin embargo, esa no es la definición completa que hace la RAE de la palabra, sino que es la siguiente: “Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro; Acometer a alguien o algo; Tomar el camino con resolución de llegar a un punto”. De este conjunto de definiciones, quisiera elaborar, sobre la última de ellas, “emprender es tomar el camino con la resolución de llegar a un punto”, y la razón de hacerlo es la de buscar romper el paradigma de que el emprendimiento o como ya dijimos, mal dicho, el emprendedurismo, está hecho solo para unos cuantos; un@s cuant@s valientes o loc@s que se atreven a enfrentar la dificultad o peligro que vemos en la definición, y que además, muestran las estadísticas (9 de cada 10 emprendimientos FALLAN) , es decir, está hecho solo para ese 20% de la población mundial.

Esos valientes, según los estudios lo hacen por las siguientes razones:

1.      Dinero

2.      Flexibilidad de ser su propio jefe

3.      Control sobre la toma de decisiones

4.      Escoger el equipo con el que quiere trabajar

5.      Dejar un legado

Ahora bien, desde mi perspectiva, si bien es cierto que las primeras cuatro razones de la lista anterior son justificadas y súper válidas, NO deberían estar antes de la quinta, o al menos no circunscribir la quinta a logro de las otras cuatro. Si bien es cierto que necesitamos el dinero para vivir, y que el tiempo es nuestro principal activo, pues es en esa “moneda” que nuestra vida se contabiliza; comenzar un emprendimiento con el objetivo específico de hacer dinero o tener tiempo, pueden pasarnos la factura, créanme, la experiencia y las cicatrices que “tengo” me lo han demostrado.

Dado que la “Energía fluye hacia donde está tu atención” (James Redfield), tu tiempo, trabajo y esfuerzo, fluirá hacia donde te enfoqués, así que, pensá muy bien primero, donde estará tu foco.

Para mí, emprender, tiene una acepción más amplia, no simplemente circunscrita a crear un negocio, sino a #ACTUAR, a tomar #ACCIÓN, a vencer tus miedos, sin importar en donde estés, y que rol tengás; sin importar si tu emprendimiento es dentro de la organización a la que pertenecés, o si es la creación de algo completamente nuevo. Tomar acción para #transformar el mundo, ya sea el tuyo o el de tod@s.

El emprender, desde mi perspectiva, DEBE tener una razón de ser, más GRANDE que vos, y DEBE generar algo más que tu propio beneficio, ya que cuando es así, y cuando tu foco está posicionado sobre ese objetivo último, el universo confluye para que TODO, Absolutamente TODO se alinee y tu emprendimiento genere ese impacto que imaginaste. En posts anteriores, he citado a Emily Fletcher y su planteamiento de “Crear, Mantener, Destruir” como etapas naturales en las que el Universo como tal fluye o transiciona; y he hecho también muchísimo hincapié en cuanto me encanta este concepto, ya que sin duda, cuando creo, crezco, cuando creo, Transformo, cuando creo, impacto y dejo mi huella, es decir #TRASCIENDO; y como bien lo he indicado anteriormente, NO necesito emprender, ergo actuar, creando algo nuevo fuera de donde me encuentro, quizás mi emprendimiento esté circunscrito a transformar mi entorno u organización actual, no a dejarlo, sino a transformarlo.

Con esto, lo que quiero decir, es que DEBÉS ser Valiente, no solo por el hecho de que tenés la capacidad de hacerlo, sino porque tenés la RESPONSABILIDAD de hacerlo; debés ser valiente para “Cuestionarlo TODO”, para romper paradigmas, para vencer el “no se puede”, para vencer el “aquí no se hace así”; debés ser valiente para descubrir y comprender, si donde estás hoy, es TU lugar o NO, y decidir entonces, comenzar a #EMPRENDER, comenzar a actuar, para entonces, SOLO entonces, DEJAR TU LEGADO.

No esperés más, NO importa si sos el #líder, o la persona de mayor jerarquía de tu organización, o si te encontrás en el nivel más bajo de la misma; NO importa si nunca has emprendido antes, o si siempre has seguido lo que los demás han definido o te han dicho hacer, hacé una pausa, cuestionátelo todo, y comenzá a #emprender, iniciá tu negocio, transformá tu oficina, dale vuelta a tu cuarto, pero comenzá por algo, comenzá YA, comenzá HOY!!!

Fede

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *